Empleados comprometidos, empresas exitosas

Para mantener satisfecho al cliente, primero es necesario contar con empleados felices y comprometidos quienes producen grandes beneficios:

  • Mayor retención y menos rotación.
    La baja retención y por ende la alta rotación, además de representar un alto costo por lo que implica el proceso de selección y entrenamiento, produce efectos que comprometen la calidad por la falta de experticia, así como en el cumplimiento de tiempos de las tareas internas y para con los clientes.
  • Mayor satisfacción laboral.
    La poca satisfacción produce bajo entusiasmo y desmotivación que se refleja en incremento de tiempos para lograr los objetivos, poca creatividad y baja iniciativa para dar solución a situaciones encontradas. Al contrario, la alta satisfacción aumenta la eficiencia y la productividad, repercutiendo en sus clientes.
  • Más productividad.
    Un empleado comprometido trabaja con mayor ánimo, por lo que en menor tiempo y de mejor manera cumple las tareas y busca solución a los problemas de su trabajo.
  • Menor absentismo.
    Está demostrado que gran cantidad de faltas al trabajo las produce la desmotivación laboral, algo que cuesta dinero a la empresa, y que repercute en la calidad de satisfacción del cliente.
  • Más lealtad.
    Uno de los efectos más importantes, es la lealtad del empleado para con su empresa o marca, convirtiéndose en defensor y guardián debido al orgullo que sienten por la empresa.

Se trata de que los empleados se sientan satisfechos, orgullosos y plenamente agradecidos con la empresa con que trabajan, y esto se logra con estrategias simples, que producen esos beneficios:

Cinco claves para estimular el compromiso de los empleados:

  1. Mantenga buena relación con los empleados.
    Una relación poco favorable entre jefe y empleado es la principal causa de desmotivación y por ende de bajo compromiso. Tan solo se requiere una comunicación respetuosa y abierta, adicional al reconocimiento que se les haga por su cumplimiento, lo que muestra que ellos como colaboradores son valorados.
  2. Integre de manera adecuada a los nuevos empleados.
    A partir de la contratación realice el entrenamiento llevando un programa previamente diseñado para el caso, que de la bienvenida y establezca la manera de integrar a la persona en el proceso y con el grupo de la empresa. Evite que la gente caiga en paracaídas aterrizando donde sea. Cada año repita el plan de bienvenida y reentrenamiento para todo el equipo.
  3. Aprenda a escuchar y estimule la participación.
    Escuchar a los empleados para que expongan sus inquietudes así como sus ideas genera grandes beneficios, por lo que es el jefe quien debe estimular momentos de encuentro y de participación de todo el grupo, esto los hace sentir importantes, además, ellos que hacen la tarea a diario, pueden hacer las sugerencias de fondo y forma más pertinentes para mejorar los procesos.
  4. Garantice el salario emocional.
    Está plenamente demostrado que el salario emocional tiene mayor repercusión en la satisfacción, que el mismo dinero. Un trabajador estima, además del dinero, otros aspectos como la oportunidad de estudiar, de pasar más tiempo con la familia, el respeto a su vida privada, los reconocimientos, el plan carrera y otros aspectos que no se consignan en los bancos, pero aumentan la felicidad, eso es salario emocional.
  5. Garantizar condiciones eficaces y dignas en el trabajo.
    Disponer de los mecanismos y herramientas necesarias para que el trabajador se desempeñe eficientemente, así como de los ambientes laborales y espacios internos necesarios que muestren el respeto a la dignidad, son claves para generar bienestar y por ende compromiso en los empleados: Una cafetería cómoda; baterías sanitarias limpias, suficientes y adecuadas; zona de parqueo; zona de descanso; además de limpieza general, buena iluminación, confortabilidad y más.

Con la finalidad de explorar cuales son los elementos y asuntos que generan mayor valor emocional en los empleados, vale la pena realizar con cierta periodicidad las encuestas de satisfacción, que dependiendo del grado de confianza y sinceridad que se ha logrado en la empresa, pueden ser escritas, o a través de foros abiertos.

Es aquí donde aparecen los elementos que incomodan y requieren de cambio, realizando los compromisos en la medida que sean posibles, y nuevas necesidades, considerando que estamos en una época de cambios repentinos y constantes.